Despues de la arquitectura - Museo Nacional de Arte Decorativo

Después de la arquitectura

Una mirada sobre Lina Bo Bardi

 

Curaduría: Lara Marmor

 

Inauguro en el MNAD la muestra de la artista argentina Luciana Levinton inspirada en la obra de la célebre arquitecta ítalo-brasilera Lina Bo Bardi. Las pinturas de Levinton están acompañadas de una cronología -línea de tiempo- sobre la vida de Bo Bardi, investigación de la académica española Mara Sánchez Llorens, y el documental “Poesía Precisa” de la realizadora austriaca Belinda Rukschcio.

Artworks

MUSEO NACIONAL DE ARTE DECORATIVO 

PRESENTA:

LUCIANA LEVINTON

Después de la arquitectura

Una mirada sobre Lina Bo Bardi

 

Curaduría: Lara Marmor

 

Inauguro en el MNAD la muestra de la artista argentina Luciana Levinton inspirada en la obra de la célebre arquitecta ítalo-brasilera Lina Bo Bardi. Las pinturas de Levinton están acompañadas de una cronología -línea de tiempo- sobre la vida de Bo Bardi, investigación de la académica española Mara Sánchez Llorens, y el documental “Poesía Precisa” de la realizadora austriaca Belinda Rukschcio.

 

Cronología bobardiana
Una investigación de la Dra. Arquitecta Mara Sánchez Llorens (Madrid- ESP).
Autora del libro “Lina Bo Bardi. Objetos y acciones colectivas”. Diseño Editorial, 2015

 

Lina Bo Bardi | Poesía precisa  [PRECISE POETRY]
Un documental dirigido y producido por Belinda Rukschcio (Viena – AUS).
Documental cedido y editado por la Fundación Arquia    

 

 

Del 6 de febrero al 8 de marzo de 2020

 

Lina Bo Bardi revisitada.
Texto por Martin Marcos / Director Museo Nacional de Arte Decorativo

 

“Una línea, una zona de color, no es realmente importante porque registre lo que uno ha visto, sino por lo que le llevará a seguir viendo.” John Berger

 

Siguiendo a Berger sabemos que hay diferentes modos de ver y muy disímiles formas de percibir una obra de arte o el mundo que nos rodea. En el caso de la arquitectura no solo debe ser vista, debe ser apreciada con todos nuestros sentidos. Incluso a veces es mejor cerrar los ojos y dejar que el instinto guíe nuestra percepción.

Hoy en la era digital se están transformando fuertemente las formas de representar la arquitectura y sus espacios. Las maquetas virtuales y los renders digitales nos proponen una representación hiperrealista, pero no deben confundirse con la realidad; son, casi siempre, una manipulación no-ingenua de ella. ¿Cómo volver a apreciar la arquitectura en su mensaje y poética trascendente?

Luciana Levinton nos propone hacer esa experiencia y compartir sus íntimos modos de ver revisitando la siempre sorprendente obra de la genial Lina Bo Bardi (Roma 1914- São Paulo 1992). Situar la mirada sobre Bo Bardi tiene el atractivo de redescubrir y poner el foco en una mujer extraordinaria, durante muchos años invisibilizada, que ha dejado una marca decisiva en la arquitectura y el diseño contemporáneos.  Lina fue la arquitecta italo-brasileña que humanizó el racionalismo, ligándolo a la emoción. Cuando terminó sus estudios de Arquitectura en Roma en 1939 se trasladó a Milán para trabajar con Giò Ponti en su mítica revista Domus. En 1946 se mudó junto a su marido, el crítico de arte Pietro María Bardi, a Brasil, que en esa época se encontraba en el apogeo del Movimiento Moderno con Oscar Niemeyer a la cabeza. Lina Bo Bardi trabajó en muchas expresiones creativas: arquitectura, museografía, diseño, labor editorial, teatro, cine.  A finales de los años 60, proyectó su opera prima, el MASP (Museo de Arte Moderno de São Paulo), que se convirtió en una obra maestra y emblemática. Tal vez el edificio que mejor ejemplifica una arquitectura colectiva, social, política, moral, emotiva, popular, regional, austera, libre y urbana. Sus obras posteriores confirman esos valores. El reciclado de una vieja fábrica paulista para usos comunitarios, culturales y deportivos -SESC Pompéia- es una lección superior de sensibilidad y creatividad, un claro ejemplo de cómo hacer más con menos y como lograr que la gente interactúe, genere vínculos y sea la protagonista central de la arquitectura. Visto en perspectiva no parece casual que su autora haya sido una mujer…

Esta muestra es también un homenaje a algunas de esas mujeres que transformaron el mundo proyectual en el siglo XX. Por eso la mirada intuitiva, sugerente -por momentos evanescente- y fragmentada de Levinton permite notar, casi mágicamente, cosas que los modos tradicionales de la arquitectura nos impiden percibir sistemáticamente. Luciana sabe ver y sentir la arquitectura desde el arte y así evidenciar nuevos mundos y mensajes cifrados. Su propuesta es elegante e inmersiva en una dimensión óptica y emotiva que nos invita a dejarnos llevar y deambular fugazmente en un viaje único que solo la cosmovisión de una artista singular puede transmitirnos.

 

Arq. Martín Marcos / Director Museo Nacional de Arte Decorativo

 

 

Después de la arquitectura.  

Texto por Lara Marmor. Curadora de la muestra.

 

La artista argentina Luciana Levinton toma a la arquitectura como objeto de sus pinturas. Plantas y cortes de edificios de distintas épocas y lugares se funden en paisajes que distorsionan y hasta a veces devoran a las líneas del diseño. La pintora absorbe los elementos de la arquitectura dejando de lado la racionalidad de las construcciones y el referente se transforma en pista o habita la superficie como huella, inclusive muchas veces se hace humo.

En un movimiento de retroalimentación, Levinton explora la relación entre el lenguaje pictórico y el arquitectónico. Luego de mirar un edificio, tras un proceso de descodificación, en su cabeza todo se sintetiza y se traduce a formas y colores de una imagen abstracta. Desarticula un objeto para crear imágenes donde el común denominador es la ausencia de personas, y esta elisión vuelve a los paisajes aún más enigmáticos.

Sin contemplar el lugar de emplazamiento de los edificios o la identidad de los arquitectos, Levinton a lo largo de su carrera deconstruyó edificaciones coloniales, construcciones modernistas y piezas de la arquitectura contemporánea como el Guggenheim Museum en Nueva York, emplazamientos laicos y obras religiosas, estaciones de tránsito o edificios científicos como el Planetario Galileo Galilei, inaugurado cuatro días antes de la noche de navidad en 1966 en el barrio de Palermo de la ciudad de Buenos Aires.

Cuando la artista comienza una nueva serie, el foco de atención está puesto en un estilo arquitectónico determinado, en una época o en la arquitectura de un lugar, por ejemplo en 2010 a cincuenta años del aniversario de la fundación de Brasilia, fascinada con el plan urbanístico de la ciudad y la utopía que motivó su construcción, realizó una exposición donde El Congreso Nacional y otros edificios del lugar aparecían en sus pinturas. 

El vínculo con la arquitectura y sus creadores y creadoras brasileños no es reciente, en el proceso de producción de la artista se mezclan la cercanía afectiva (parte de su familia vive en Brasil) y la atracción que siente por proyectos modernistas y magníficos vistos desde una Buenos Aires cuyo diseño conserva los rasgos de la influencia de la arquitectura  clásica francesa de principios del siglo XX. 

Las pinturas que hoy expone Levinton están realizadas a partir de una investigación sobre la obra de Lina Bo Bardi arquitecta, diseñadora, coleccionista de objetos y artista. Lina era una detractora de la ostentación, durante su vida en Brasil se volvió una defensora de la arquitectura pobre. Luciana Levinton retoma el espíritu austero y lúdico de Bo Bardi en sutiles y hermosas re-interpretaciones  de algunas de las obras de la arquitecta italiana como la conocida Casa do vidrio o El Centro Cultural SESC de Pompéia, ubicado en el terreno de lo que fue una vieja fábrica de tambores en San Paulo.

Lina entendía que las joyas eran objetos que transformaban el cuerpo. También en esta exposición aparecen en un primer plano las piedras preciosas con las que Bo Bardi se fascinó apenas llegó a Brasil y a partir de las cuales creía que se establecía un vínculo vital entre el sujeto y la naturaleza. 

En la serie de pinturas sobre páginas de revistas de arquitectura, Levinton también rescata proyectos de algunas arquitectas que fueron desplazadas por la historia de la arquitectura, aquellas cuyo trabajo muchas veces no superó la instancia del boceto o cuyas increíbles invenciones no fueron reconocidas o difundidas por ser mujeres. Charlotte Perriand, Eileen Gray, Lilly Reich y Lina Bo Bardi son algunas de las homenajeadas.

Levinton desarma, selecciona e interviene las páginas de diferentes números editados en Argentina en los años 70, época durante la cual estas publicaciones eran un canal de información fundamental. Una de las piezas de este archivo tiene como protagonista un dibujo basado en el diseño de mobiliario transformable que Bo Bardi ideó en 1957 para un concurso en Cantú, Italia. 

El arte difícilmente pueda cambiar la realidad pero sí tiene el poder de hacer visibles ciertos problemas y la capacidad de arrojar pistas para mirar y habitar el mundo de una manera diferente. De esta manera Luciana Levinton se suma a la corriente revisionista y crítica que en Argentina llevan adelante distintas mujeres artistas, teóricas e historiadoras  a partir de cual se ocupan de rescatar el trabajo y la figura de mujeres que en la historia no tuvieron el lugar que debían ocupar por el hecho de ser mujer.

Así como en sus pinturas las formas originales de la arquitectura se hacen humo, con estas últimas obras Levinton tiene la intención de devolverle el cuerpo y darle presencia a las obras de estas maravillosas creadoras.

 

Lara Marmor. Buenos Aires, 2019

 

OTHER EXHIBITIONS